Comprar una casa o un piso es, para muchas personas, un ambicioso objetivo rodeado de dificultades, miedos y dudas.

La vivienda ha sido, es y será una preocupación para todos. Y te lo digo por experiencia.

Hace muy poco, Raúl y yo tuvimos que afrontar la compra de nuestra primera casa de propiedad y fue toda una experiencia.

Hasta entonces habíamos vivido de alquiler, pero pensamos que había llegado el momento de dar el salto. 

¿Te cuento un secreto? 

Incluso para nosotros fue un proceso estresante, y eso que llevamos años ayudando a otras personas a conseguirlo.

Es por eso por lo que he decidido escribir esta guía con las claves para afrontar el proceso de compra de una vivienda, de la mejor forma posible.

¿Es 2020 el año para comprar una vivienda?

Vives de alquiler desde hace algunos años, o estás pensando en dejar la casa de tus padres y así tener tu propio espacio.

Has estado ahorrando, has conseguido un avalista y nada indica que los precios de alquiler vayan a bajar.

Comprar parece la mejor opción, sin duda. Incluso tu entorno te anima a hacerlo. ¿Pero es 2020 el mejor año para hacerlo?

La historia reciente nos ha demostrado que es muy difícil anticipar la evolución de los mercados, especialmente el inmobiliario.

Por un lado, si vives en una gran ciudad, te habrás dado cuenta de que los precios siguen subiendo pero a un ritmo más tranquilo.

Por el contrario, si vives a las afueras, la demanda de compradores se mantiene estable, lo que también da estabilidad a los precios respecto a períodos anteriores.

Saber si 2020 es el mejor año para comprar dependerá de algunos factores, como el lugar en el que quieres vivir, lo vas a pagar y qué expectativa tienes respecto a la que será tu primera vivienda.

Veamos juntos qué debes tener en cuenta antes de empezar a buscar.

¿Qué tener en cuenta a la hora de buscar piso?

Cuándo, dónde y para qué, son las 3 preguntas que todo comprador o compradora debería hacerse antes de empezar con la búsqueda de vivienda.

Vemos cómo puedes hacerlo para tener todos estos aspectos bien atados y qué debes valorar de cada uno de ellos para comprar bien.

1. Evolución de los precios en el momento de la compra

Más del 60 % de compradores y compradoras de vivienda piensan que el mejor momento para comprar, es cuando los precios están bajando.

Parece lógico pensar que si los precios bajan, compraremos mejor y recuperamos antes nuestra inversión.

El problema está en que, como ya hemos visto antes, la norma no escrita de que la vivienda siempre se revaloriza, a veces no se cumple. 

El precio de la vivienda, salvo excepciones, es uno de los más estables, pero no está a salvo de subidas y bajadas.

Es por eso por lo que debes tener en cuenta la tendencia de mercado para decidir cuándo comprar, o cuándo es mejor esperar.

En principio, podríamos decir que el mejor momento para comprar es cuando los precios se mantienen estables, pero mantienen una tendencia positiva. Es decir, cuando no bajan de precio.

Querrá decir que estás adquiriendo un valor al alza que se empezará a revalorizar desde el momento de la compra.

Si esperas a que los precios empiecen a bajar, hoy estarás comprando por más de lo que tu propiedad valdrá mañana, y sin ninguna garantía de que los precios se recuperen.

2. Invertir o comprar para vivir

Antes de empezar a buscar piso, dedica algo de tiempo a decidir si vas a comprar con la intención de encontrar un lugar en el que vivir durante los próximos años, o se trata de una inversión a medio o largo plazo.

Por ejemplo, puedes pensar en comprar ahora un piso pequeño pero en una zona en desarrollo o con planes urbanísticos interesantes.

Sabes que si decides ampliar la familia, esta vivienda no te servirá. Pero por otro lado, se revalorizará con el tiempo y podrás rentabilizar tu inversión, bien alquilando o vendiendo a un precio superior.

El ejemplo contrario sería buscar piso en el barrio o ciudad en la que has vivido toda la vida, solo porque quieres seguir allí.

Puedes asumir el precio / m2 de un piso de 3 habitaciones, pero sabes que no se revalorizará demasiado en los próximos años. 

En tu caso, estás comprando para vivir e instalarte de forma indefinida, sin pensar en cambiar más adelante ni de piso ni de zona.

Si tienes claro el por qué, te resultará mucho más fácil escoger el dónde y qué tipo de piso necesitas.

3. Las hipotecas en 2020: Nueva Ley Hipotecaria

La mala noticia es que probablemente tendrás que pedir una hipoteca para pagar la casa que vas a comprar.

La buena noticia es que estás en el mejor momento para hacerlo. No solo por la evolución de los tipos de interés, sino porque con la nueva ley hipotecaria aprobada en 2019, como consumidor estás más protegido que nunca.

Las entidades bancarias están ofreciendo a sus clientes productos realmente interesantes y, por el momento, no parece que vayan a dejar de hacerlo.

Los gastos asociados al préstamo hipotecario, ahora son asumidos en su mayoría por las entidades bancarias, por lo que te ahorrarás un pico.

Y es más fácil que nunca cambiar de banco o cambiar de un tipo variable a un tipo fijo.

Eso sí, las condiciones para conseguir que el banco te conceda un préstamo, son más duras que nunca. 

Te toca demostrar que vas a poder pagar, algo que dicho así parece normal, pero que hasta ahora no parecía imprescindible.

Tendrás que invertir tus ahorros, no tener demasiados préstamos y puede que necesites contar con un avalista.


¿Tienes dudas sobre cómo pedir tu primera hipoteca?

Entra aquí ▶︎


4. Dónde vivir

No hace falta que te explique la gran diferencia de precio que supone comprar una vivienda en una ciudad como Madrid o Barcelona, respecto a comprar una vivienda de las mismas características en una población ubicada a las afueras.

Incluso dentro de la ciudad, es fácil encontrar diferencias de hasta el 30 % según la zona que elijas. 

Por eso es muy importante analizar dónde te quieres instalar, más allá de escoger un lugar solo porque te gusta o porque está de moda.

Si no conduces, parece lógico pensar que tendrás que buscar una zona bien comunicada. Pero no caigas en el error de pensar que solo en la ciudad hay buenas comunicaciones. 

Por ejemplo, desde Sant Andreu de la Barca hasta Barcelona, tardamos menos de 30 minutos en ferrocarril.

Sucede lo mismo con Esplugues de Llobregat, conectada con Barcelona a través del Trambaix (TRAM) que nos lleva hasta la Diagonal en menos de 20 minutos.

Por el contrario, si tienes coche, tendrás que tener en cuenta las limitaciones medioambientales que se han puesto en marcha recientemente en muchas ciudades europeas.

Además, si quieres vivir en el centro o en poblaciones con escasez de aparcamiento público, quizá debas plantearte añadir una plaza de parking al lote.

Como ves, es importante pensar detenidamente dónde queremos vivir

Ten siempre presente el presupuesto, haz una lista con los pros y contras de cada zona, y escoge pensando en que vivirás en tu nueva casa durante varios años. 

>> Descarga gratis la tabla que utilizamos Raúl y yo para decidir dónde comprar nuestro primer piso

5. Agencias inmobiliarias 3.0

Nunca antes había sido tan fácil tener acceso a listados con decenas de pisos, con fotografías, descripciones y precio.

Quizá no lo recuerdes pero, no hace tantos años, para ver qué pisos había en venta en una zona determinada, tenías que visitar agencias inmobiliarias ubicadas en primeros pisos, comprar revistas especializadas (no actualizadas) y apuntar los teléfonos que salían en el periódico.

Hoy tienes acceso a toda esa información en tu teléfono móvil, en cualquier lugar y momento, y cada día recibes alertas en tu bandeja de correo con las novedades.

No obstante, el tiempo medio que tarda una persona en encontrar piso no ha descendido todo lo esperado.

Cada día llegan a nuestra oficina compradores y compradoras que llevan más de 6 meses buscando piso sin éxito. ¿Cómo es posible?

La respuesta es sencilla. Los pisos todavía no se compran por internet.

Puede que veas un piso hoy anunciado en un portal inmobiliario y que, al llamar al día siguiente, ya no esté disponible porque estaba en proceso de negociación.

Con esto no quiero decir que dejes de utilizar internet.

Pero está comprobado que ponerse en manos de una agencia inmobiliaria competente, puede reducir hasta en un 50 % el tiempo que tardes en encontrar la casa que necesitas.

Lo importante es que confíes en una agencia con recursos. 

Para nosotros la clave está en trabajar con una inmobiliaria que entienda el entorno digital, que tenga una cartera de viviendas de calidad y que te ofrezca un buen asesoramiento desde el primer día.

Sin olvidar la importancia de sentirte a gusto con ellos. De nada sirve que una inmobiliaria sea la más profesional, sino se genera cierto grado de confianza.

«Ponerse en manos de una agencia inmobiliaria competente puede ayudarte a reducir hasta en un 50 % el tiempo necesario para encontrar la casa que necesitas«

Conclusiones

Cuando Raúl y yo compramos nuestro primer piso, pasamos por todas las fases en primera persona. Ya lo habíamos vivido antes con cientos de clientes, pero nunca en nuestra propia piel.

Fueron meses de decisiones importantes, dificultades y nervios. 

La experiencia nos sirvió no solo para encontrar la casa con la que soñábamos desde hacía tiempo, sino para entender mejor los problemas a los que se enfrentan nuestros clientes.

Desde entonces Vivendis ha experimentado algunos cambios en su forma de trabajar. 

Hemos dedicado más recursos a proporcionar una mejor experiencia al comprador y nuestro asesoramiento no solo está enfocado a resultados, sino a que cuando alguien confía en nosotros para encontrar piso, lo consiga sin estrés, con garantías y en el menor tiempo posible.

Categorías: Comprar

0 commentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Call Now Button